Balonmano playa, un deporte que cada vez gana más adeptos

El año avanza y en nada llegaremos al verano. Con el buen tiempo nos apetece salir más a la calle y con el alza de las temperaturas llegan también las primeras competiciones de deportes que se practican al aire libre, como el balonmano playa, un deporte del que España es referente mundial y que cada vez gana más practicantes y seguidores en nuestro país.

Historia del balonmano playa

A pesar de que el balonmano es un deporte con una larga historia, el balonmano playa es muy joven y no comenzó a practicarse de forma regular hasta los años 90.

Por las características del campo de juego, es un deporte que se practica más lógicamente en países con costa y con temperaturas de primavera-verano más altas. No hacen falta muchos materiales para jugar al balonmano playa, lo que facilita que este deporte gane cada vez más adeptos.

Según algunos autores este deporte comenzó a practicarse en Italia, donde los jugadores de balonmano indoor empezaron a practicarlo mientras estaban en la playa con compañeros de sus equipos.

Desde Italia se fue extendiendo por otros países del mediterráneo y desde allí se expandió por todo el planeta.

Las reglas de este deporte surgieron de forma natural entre quienes lo practicaban, hasta que comenzó a regularse por federaciones.

Actualmente los torneos y competiciones están totalmente regulados y existe tanto una Federación internacional de Balonmano (IHF), como una Europea (EHF) y en nuestro caso una española, la Real Federación Española de Balonmano.

Reglas del balonmano playa

Se juega en un campo de 27 x 12 metros, con un área de juego y dos áreas de portería.

La superficie del terreno debe ser arena de playa, que se marca con líneas de campo para balonmano playa. La arena debe tener con una profundidad mínima de 40 cm y el campo debe tener una orientación norte-sur.

El equipo se compone de un máximo de 10 jugadores, de los que al menos 6 deben estar presentes al inicio del partido.

En cada partido de balonmano playa juegan 4 personas, 3 jugadores de campo y un portero por equipo, quedando el resto de jugadores como reserva. Si en algún momento del partido el número de jugadores con derecho a jugar baja de 4 (por sanciones o lesiones), el partido se suspende y lo gana el equipo contrario.

El portero puede salir de su área y desempeñar el rol de un jugador normal y cualquier jugador puede desempeñar también el rol de portero.

Es un juego muy rápido y cada torneo de balonmano playa dura dos periodos, de 10 minutos cada uno, entre los que existe un descanso de 5 minutos.

Al comienzo del partido el árbitro sortea la elección de campo. El equipo que gana elige campo y lo mantendrá durante el primer tiempo, intercambiándolo con sus competidores en el segundo tiempo.

Los goles en el balonmano playa tienen un diferente valor, en algunos casos tienen bonificaciones especiales.

- Si el portero marca gol desde fuera de su zona, se suma un punto más.

- Si el portero marca gol desde su zona, se añaden dos puntos al marcador.

- Si el gol se hace con un lanzamiento de más de 6 metros, vale un punto más.

Si al final de uno de los periodos hay empate se dirime con un “gol de oro”, el árbitro saca el balón desde el centro del campo y gana el partido el equipo que primero marque gol.

Si al final del torneo cada equipo ha ganado un periodo, el desempate se hace mediante “jugador contra portero”. Cinco jugadores de cada equipo lanzan alternativamente contra el equipo contrario y el equipo que más goles acumule gana el encuentro. Si se produce empate, se intercambian los campos y se repiten los lanzamientos y así sucesivamente hasta que alguno de los equipos gana el encuentro.

Jugadoras de balonmano playa en un campeonato

Cómo se juega la balonmano playa

Como seguro que habréis pensado leyendo las reglas del balonmano playa, con reglas muy abiertas en cuanto a roles de jugadores.

Las reglas de juego del balonmano playa lo hacen además especialmente rápido y explosivo, como veréis a continuación:

El balón puede ser lanzado, cogido, parado empujado o golpeado utilizando las manos (abiertas o cerradas), los brazos, la cabeza, el tronco los muslos o las rodillas.

Cuando un jugador recibe un balón no puede mantenerlo más de 3 segundos en posesión.

Además, sólo puede dar con el balón un máximo de 3 pasos.

Un jugador no puede tocar en balón más de una vez si entre las dos recepciones no ha tocado el suelo, a otro jugador o la portería.

Como podéis ver, las posesiones en el balonmano playa son muy cortas, lo que fuerza a un juego muy rápido.

Además, un equipo no puede mantener el balón en posesión sin hacer intentos reconocibles de atacar, o lanzar a portería. Si hace esto, se considera “juego pasivo”. Cuando el árbitro detecta esta conducta sanciona al equipo que la está ejecutando con un “golpe franco” y el equipo contrario se hace con el balón desde el punto en el que se detectó juego pasivo.

Para quitar el balón al equipo contrario pueden utilizarse brazos y manos para bloquear el balón y apoderarse del mismo o quitarlo con la mano abierta desde cualquier lado. No está permitido arrancarlo de las manos del contrario o golpearlo cuando otro jugador está en posesión.

Puede obstruirse el camino a un jugador del equipo contrario, aun cuando no esté en posesión del balón. Incluso puede entrarse en contacto corporal con un contrario impidiéndole avanzar, poniéndonos de frente al contrario con los brazos flexionados. No obstante, no se puede “sujetar” al contrario agarrándolo del cuerpo o del uniforme, el bloqueo del oponente debe ser limpio. 

Materiales para jugar al balonmano playa

Para jugar al balonmano playa se necesitan los siguientes materiales:

- Balón. El balón de balonmano playa tiene que ser de goma, o un material similar que impida que el balón se resbale de las manos. Al jugarse en el exterior y en primavera y verano, la temperatura ambiente es mayor, por lo que se suda más, de ahí la importancia de que la pelota sea de goma.

- Portería. La portería de balonmano playa tiene las mismas características y dimensiones que una de balonmano tradicional, teniendo que ser resistente a altas temperaturas.

- Delimitadores de campo. Las dimensiones del campo son distintas que las de balonmano tradicional. El campo es un rectángulo de 27 metros de largo por 12 de ancho. Utilizar unas líneas de campo de balonmano playa con las medidas correctas es muy importante para asegurar el cumplimiento de la normativa.

Terreno de juego del balonmano playa

Beneficios del balonmano playa

El balonmano playa es un deporte que se juega en equipo y, por tanto, fomenta el compañerismo.

Es un deporte de contacto limpio, con unas reglas muy abiertas, muy rápido y explosivo, que se juega al aire libre y en un terreno tan divertido como lo es la playa.

Es muy completo desde el punto de vista psicomotriz y practicándolo se trabajan gran cantidad de grupos músculos, desde brazos a piernas, pasando por espalda, abdominales y lumbares.

El balonmano playa es un deporte muy recomendable, que os animamos a practicar desde ELK Sport.